Teléfono: 54 011 4729 0135 | Email: bimont@bimont.com.ar

VENTILADORES CENTRÍFUGOS ANTICORROSIVOS


Un ventilador centrifugo está compuesto por un rotor de alabes, que gira dentro de un envolvente o voluta accionado por un motor, tiendo como finalidad el movimiento del aire o de un fluido gaseoso.

En un ventilador centrifugo el aire entra en la zona central del rotor y es empujado por la fuerza centrífuga a través de los alabes hacia la periferia del rotor, saliendo al envolvente que transforma parte de la presión dinámica en presión estática, y lo canaliza hacia la boca de salida. En su funcionamiento modifica la dirección del aire en un ángulo de 90°, ya que el fluido entra por el lateral oído en dirección axial al plano de giro de las aspas y sale al exterior en dirección radial.

Dependiendo de la finalidad y del sistema se puede elegir el modelo más conveniente en términos de eficiencia y ahorra energético.

Diseños y aplicaciones

Todas nuestras líneas de ventiladores centrífugos pueden ser tratadas con protección anti corrosiva.

El tratamiento anticorrosivo protector a base de material termoplástico: los copolìmeros de fluoruro de vinilideno y hexafluoropropileno son bien conocidos por la resistencia química y alta pureza. Tuberías extruidas, piezas moldeadas, y hojas de cobertura encuentran amplio uso en aplicaciones en procesos químicos.

Los centrifugos bajo este tratamiento son aptos para utilizarlos en extracción, inyección y trasporte de ácidos y solventes.



Ventajas

Esta resina puede ser aplicada como barniz en partes metálicas.
Alternativa rentable a los revestimientos de acero inoxidable y vidrio.
Alta resistencia química (ver tabla de resistencia química).
Inerte a la radiación ultravioleta.
Los hidrocarburos, solventes, acidos y oxidantes no afectan este material.